(Fuente: Clarín)

La banda de chicos con autismo de la escuela San Martín de Porres, en Isidro Casanova, conmueve hasta la médula. Esos chicos quieren rock de verdad. Y lo tocan con la pasión de un power trío, aunque sean cinco.

Ezequiel Giménez (bajo y voz), Nahuel Josenge (voz), Luz Serna (batería y voz) y Franco Bienchi (teclados) copan cada espacio de la pequeña sala de ensayo de la escuela con acordes y melodías de canciones que parecen haber sido compuestas para ellos.

Seguir leyendo.