En esta época del año surge la preocupación, por encontrar un acompañante o una maestra integradora para el comienzo del ciclo lectivo, y la desesperación debido a las barreras que suelen poner las instituciones educativas y prestadoras de salud. Por eso, desde APAdeA acercamos una serie de datos útiles para tener en cuenta a la hora de obtener por primera vez o cambiar el servicio de apoyo en la integración escolar.

En nuestra asociación de padres desarrollamos formatos de acompañamiento y seguimiento que apuntan a la no discriminación, participación y aprendizaje y que brindan oportunidades para que el camino escolar sea inclusivo. Nos enfocamos en la integración de personas que tengan diagnóstico de TEA (Trastorno del Espectro Autista), TEL (Trastorno Específico del Lenguaje) y TDA (Trastorno de Atención). Es fundamental que el niño, niña o adolescente tenga CUD (Certificado Único de Discapacidad) y la orden de un neurólogo o profesional correspondiente para poder proceder con la petición de la prestación.

APAdeA forma equipos interdisciplinarios conformados por APND (acompañantes personales no docentes), MI (maestros/as integradores/as) o AE (acompañantes externos), un coordinador y un supervisor de área, que acompañan al alumno/a para que pueda desarrollar su trayectoria educativa.

Desde nuestra área de Integración Escolar sugerimos tener en cuenta el factor tiempo como regulador de todo futuro procedimiento; por eso es necesario saber que:

  • Se debe realizar un análisis sobre el servicio de Integración a partir de fines de septiembre, ya que agilizará el procedimiento en el caso de que se quieran realizar cambios.
  • Los meses clave para solicitar el servicio son de octubre a diciembre.
  • El armado del equipo profesional tarda alrededor de 20 días y depende de la zona geográfica y de la disponibilidad de los profesionales.
  • Debido a las reglamentaciones que se solicitan, el trámite para una institución pública lleva más tiempo.
  • De ser posible, siempre se recomienda renovar el servicio.

La falta de información sobre el procedimiento legal que los responsables de los niños, niñas y adolescentes deben llevar a cabo es otra barrera que dificulta el acceso a la prestación. A continuación dejamos consejos para realizar el armado del legajo que se solicitará desde cualquier centro al que se dirijan:

  • Solicitar el instructivo correspondiente de la obra social que se posea para armar el armado de legajo completo.
  •  Realizar el seguimiento del trámite hasta su autorización, ya que el trámite no termina con la presentación de la documentación.
  • El trámite de la autorización suele demorar, por eso la antelación es clave.
  • Los pedidos de prestaciones o renovaciones son anuales. En el caso de tener problemas con la obra social se debe informar al prestador para evitar problemas futuros y demoras innecesarias.
  • Poner atención a que no se superpongan horas con otras terapias y realizar una buena fundamentación del equipo tratante en caso de incremento de horas necesarias.
  • Prestar especial atención al vencimiento del CUD.
  • Tener a mano un certificado de alumno regular, ya que los efectores de salud solicitan este requisito y que suele ser un problema durante el receso lectivo.

Otro punto clave del servicio de integración escolar es la diferenciación de los profesionales que los niños, niñas y adolescentes necesitan. No todos los responsables saben cómo expresarse a la hora de solicitar el servicio; la falla en la comunicación hace que el solicitante no comprenda del todo lo que está llevando a cabo lo que termina perjudicando el procedimiento. Por eso creemos necesario explicar que el profesional no es el mismo en todos los casos, y que varía según el lugar geográfico de la institución educativa:

  • Para la institución educativa pública de C.A.B.A. debe solicitarse un acompañante personal no docente: Este no realiza adaptaciones curriculares, sino que efectúa el acompañamiento pedagógico en el aula, desde un enfoque social y de comunicación.
  • Para la institución educativa privada de C.A.B.A. debe solicitarse un/a maestro/a integrador/a: Realiza adaptaciones curriculares, es decir, lleva a cabo una estrategia educativa para que los objetivos o contenidos de la currícula sean accesibles para la persona con discapacidad.
  • Para la institución educativa pública y privada de provincia de Buenos Aires debe solicitarse un acompañante externo, que realice apoyo de integración escolar.

Estos profesionales prestan servicios, de no más de 20hs. semanales por turno sea el nivel que sea, de manera independiente. La cobertura de la prestación está a cargo de la obra social o prepaga que posea el alumno, en el marco de la Ley 24.901, con un arancel que está nomenclado. Para que la obra social o empresa de medicina prepaga cubra este servicio es indispensable que el niño, niña o adolescente tenga certificado de discapacidad.

 

 

Área de Comunicación APAdeA – comunicacion@apadea.org.ar