(Fuente: Telám)

En estas festividades prevaleció el uso de artefactos luminoso, dejando de lado los elementos de estruendo, gracias a que crece la conciencia sobre los efectos del ruido en personas con autismo y animales.

“Después de muchos años volvimos a celebrar la navidad. Ya los días previos los familiares de personas con autismo nos sentimos menos angustiadas que otros años porque vimos que había una mayor conciencia” indicó a Telam Horacio Joffre Galibert fundador de la Asociación Argentina de Padres de Autistas, APAdeA.

Desde hace más de 10 años, APAdeA y la Federación Argentina de Autismo, FAdeA impulsan la campaña “Pirotecnia cero” con la que buscan visibilizar el impacto que el ruido genera en las personas con autismo por la hipersensibilidad auditiva que trae como consecuencia desequilibrios en la conducta.

Seguir leyendo.