(Fuente: Autismo Diario)

La menstruación es un proceso natural, aunque su abordaje en las chicas con autismo a veces requiere de un manejo distinto.

Recomendaciones generales de la Academia Americana de Pediatría en relación a la menstruación en personas con alguna discapacidad
* Guía anticipada a los padres y a la niña en relación a la menstruación (información antes de la menarquia).
* Discutir aspectos generales y preocupaciones en relación a la educación sexual y la vida sexual.

* Ayudar a los padres en la prevención del abuso sexual.

* Iniciar el manejo de los cambios en la menstruación.

* Ayudar a los padres a entender las opciones de manejo de la menstruación y sus problemas asociados. (Quint, 2016)

¿QUÉ PROBLEMÁTICA ENFRENTAN LAS NIÑAS CON AUTISMO EN RELACIÓN A SU MENSTRUACIÓN?
El primer tema que se viene a la mente es el relacionado con la higiene y todos los cuidados especiales que una mujer debe tener durante su menstruación, sin embargo, el tema no se agota en ese punto.

Sabemos que la menstruación en niñas con autismo se asocia a:

Más frecuencia de irregularidad, esta irregularidad es común en todas las mujeres al inicio de los ciclos menstruales, hacia el tercer año el 60 a 80% ya se han regularizado (ACOG, 2006)
Más frecuencia de dismenorrea
Más frecuencia de flujo menstrual abundante
Más frecuencia de cambios conductuales relacionados con la menstruación. Esto como manifestación de un desorden disfórico de la fase lútea tardía (síndrome premenstrual o trastorno disfórico premenstrual).
Es decir, la menstruación es uno de los grandes retos de las adolescentes con autismo y su familia. Puede, hasta cierto punto, afectar la independencia y agregar dificultades en el manejo familiar, escolar y en otros ambientes (Quint, 2016).

Seguir leyendo.